Está aquí: Home
Sábado, 03 Noviembre 2018 10:04

La cuestión de seguridad. Destacado

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Hace una semana hablábamos de la situación de la salud en nuestro país y principalmente en el interior del país y no podemos dejar de mencionar otro punto neurálgico en cualquier país y cualquier comunidad que busca superar y salir adelante. Últimamente en nuestro país estamos atravesando una crisis en este aspecto y los hechos hablan por sí solo cada día va en aumento los problemas los índices delincuenciales aumentaron considerablemente en nuestro país.
La policía nacional no puede hacer frente a los hechos y pareciera que no hay respaldo institucional el policía incluso tiene miedo de actuar debido a que en cualquier intervención en que se proceda a la detención de algún delincuente, primero se busca la forma en que se logró la detención y no se mira el efecto de la detención. Y si ocurre algún desliz ahí están los organismos punitivos para castigar el actuar policial, ante estos hechos los efectivos policiales no encuentran respaldo ni garantías para ejercer con ganas sus funciones y pareciera que eso se refleja en los últimos índices estadísticos. Tenemos un ministro que no asume su rol y no tiene empatía ciudadana, es decir no siente lo que el pueblo siente y para empeorar asume un papel completamente contraria a la del pueblo, en particular de la estima y el aprecio que tiene la ciudadanía al grupo lince, el ministro se muestra totalmente en contra de la agrupación LINCE cuando en realidad este es el único órgano policial que tiene la confianza del pueblo.
Además de lo que ya estamos mencionando hablamos de la total orfandad en la que se encuentran las comisarías y subcomisaria del país, con un cupo de combustible que raya lo ridículo, la cantidad es insuficiente no se puede luchar contra la delincuencia de esta manera, siempre se pondera más la calidad de equipamiento que tienen los delincuentes ante una paupérrima capacidad policial.
En el interior los efectivos policiales tienen serias dificultades para cumplir con su tarea, primero por la falta de combustible esto obviamente si es que cuentan con patrulleras otro problema es la disponibilidad en la parte logística, las dependencias policiales están desabastecidas, no hay alimentación ni comunicación, las oficinas policiales no ofrecen garantías ni confort a los personales, además se suma la poca cantidad de personales, con estas condiciones los efectivos deben redoblar esfuerzos para poder cubrir las guardias.
Definitivamente una sociedad puede progresar y salir adelante con las condiciones de seguridad necesaria satisfechas, sino se logra eso no hay posibilidad de superar los obstáculos que se tiene en las comunidades, la seguridad es fundamental para todos y si no hay respuestas a este drama no habrá tranquilidad. El estado paraguayo debe invertir mucho en seguridad, debe dignificar el servicio policial y debe garantizar al policía que su actuar tendrá el respaldo institucional.
El ministro del interior deberá de reformular su idea de seguridad que el pueblo necesita, si sigue manteniéndose en esta postura cerrada y con actitud revanchista o crítica hacia a los funcionarios policiales no lograra absolutamente nada.
A casi 100 días de gobierno del presidente Mario Abdo Benítez, hasta estos momentos el único con flojo servicio es el ministerio del interior y la institución policial, no se logró superar los pequeños flagelos y lo peor es que se ha aumentado los problemas de seguridad.

Visto 66 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Redes Sociales

Radio Ñasaindy

Superamos los 253 Kms. a la redonda, lo que nos da la posibilidad de llegar a 12 departamentos, que son San Pedro, Cordillera, Concepción, Central, Paraguarí, Misiones, Caaguazú, Caazapa, Guaira, Amambay, Canindeyu y en el Chaco Dpto., de presidente Hayes. Estos son los registrados a través de las llamadas telefónicas de nuestros oyentes durante las diferentes programaciones.